terça-feira, 24 de setembro de 2013

La gitanilla

Maravillosamente danzaba
sus pelos negros brillaban y
su sonrisa encantaba.

Su falda brillante y única
en las manos rosas rojas y
también mi destino.

Entrego a ti mi camino
porque es tuya mi estrada
y me llevas dónde es seguro.

Hermosa gitanilla
toma mi mano y
ayúdame para que camine segura.

Juega sus cartas
haga sus profecías
porque yo confío en la gitanilla.